De regreso al colegio con una lonchera nutritiva

Una lonchera bien preparada favorece el crecimiento y desarrollo adecuado de los niños y adolescentes, satisface sus gustos y ayuda a crear hábitos alimentarios sanos.

0
526
De regreso al colegio con una lonchera nutritiva
De regreso al colegio con una lonchera nutritiva

La lonchera escolar es un complemento de la alimentación diaria de un niño o un adolescente y no reemplaza comidas como el desayuno o el almuerzo.

Las loncheras permiten complementar las necesidades nutricionales del niño o el adolescente durante el día, permitiéndole reponer la energía gastada durante las actividades diarias y mejorar su concentración durante el estudio. Deben aportan entre el 10 y 20% de las calorías totales diarias recomendadas.

¿Qué alimentos debe incluir una lonchera nutritiva?

Las loncheras deberán ser elaboradas y preparadas teniendo en cuenta todos los grupos de alimentos:

Frutas: Puede incluir todas las frutas enteras o en jugo. Si incluye la fruta entera, debe ir bien lavada o pelada y fraccionada en un recipiente de fácil acceso para el niño. Algunas de las frutas que se pueden incluir son: banano, guayaba, ciruela, mandarina, granadilla, manzana, pera, durazno, piña, fresa, mango, zapote, lulo, tomate de árbol, curuba, feijoa, naranja y mora; siempre será ideal aprovechar las frutas que se encuentren en cosecha. También se pueden incluir frutos secos como almendras, marañón, arándanos, nueces, maní, entre otros.
Lácteos y derivados: Leche, kumis, yogurt, quesos o demás derivados.
Cereales: Arepa, almojábana, buñuelo, cereal en hojuelas, galletas, mantecada, pan, ponquecitos, entre otros.
Verduras: Incluir verduras verdes y amarillas en las preparaciones que prefiera el niño. Por ejemplo, sándwich con lechuga y tomate, jugo de zanahoria, tortas de zanahoria, de ahuyama, de espinacas, entre otros.
Carnes y huevos: Puede incluir atún, carne de res, pollo, cerdo y ternera en sándwich.

Algunas sugerencias de los menús para las loncheras de los niños:

Sándwich de pollo y queso con verduras y jugo de frutas.
Tortillas de maíz con huevo y verduras, manzana y bebida láctea.
Sándwich de atún con verduras, mango en cuadritos y bebida.
Tajadas de pan, queso y huevo, jugo de frutas y un chocolate.
Pan con mermelada o mantequilla, fruta y bebida con leche.
Jugo de fruta y croissant.
Avena, arepa con queso y fruta.
Crepes de jamón y queso y jugo de fruta.
Ensalada de frutas, galletas de sal o dulce y queso.
Yogurt, fruta entera y barrita de cereal.
Sándwich con lechuga, tomate y carne, pollo o atún, y jugo.
Wrap con carne o pollo y verduras y batido de frutas.
Kumis, granola y fruta picada.

Además, es importante:
Incluir agua como bebida adicional en la lonchera de los menores.
No incluya en la lonchera gaseosas o paquetes como papas fritas, entre otros.
La lonchera debe ser variada nutricionalmente, en sabor, textura y color.
Durante el descanso, dedicar el tiempo suficiente para consumir todos los alimentos de la lonchera.

Antes de preparar la lonchera tener en cuenta:

Los requerimientos calóricos que el niño necesita durante el día y cuál será el porcentaje a cubrir de la lonchera.
Gustos y rechazos del niño.
Prepare las bebidas con agua hervida.
Prefiera jugos de frutas naturales y/o consuma las frutas enteras.
Involucre a los niños en la compra, selección y preparación de la lonchera.
Lave diariamente la lonchera y los recipientes utilizados para el almacenamiento de los alimentos, para evitar contaminaciones o posibles intoxicaciones.
Lave muy bien las manos antes de preparar la lonchera y al momento de consumirla.
Cuando se incorporen productos que requieran refrigeración como carnes preparadas, derivados cárnicos o lácteos, deben ser consumidos en el menor tiempo posible.
Empaque solo lo que el niño pueda comer.
Trate de mantener la temperatura adecuada de los alimentos con el fin de evitar riesgo de intoxicaciones; no reutilice productos que se encuentren vencidos o presenten condiciones inadecuadas en sus empaques.
Empaque los alimentos por separado.
Deseche los alimentos que el niño no consumió y trajo de regreso en la lonchera.
Revise muy bien las condiciones de los alimentos: evite incorporar alimentos sobre madurados, abombados o que presenten mal aspecto en sus condiciones de color, olor, sabor y textura.

Una lonchera bien preparada favorece el crecimiento y desarrollo adecuado de los niños y adolescentes, satisface sus gustos y ayuda a crear hábitos alimentarios sanos.

¿Cómo debe ser el recipiente de la lonchera infantil?

Fácil de manipular y lavar.
No elija termos con pitillo (por la dificultad para su adecuada higiene).
Lave muy bien la boquilla del termo, así evitará que los residuos de los líquidos formen costra y permita la proliferación de microorganismos.
Elija los recipientes que conserven la temperatura por más tiempo.
Procure mantener refrigeradas las bebidas, productos cárnicos o lácteos hasta el momento de acondicionar la lonchera.
Utilice papel aluminio o bolsas herméticas, con el fin de evitar humedecer el resto de alimentos que componen la lonchera. No reutilice estos elementos.
Empaque cubiertos y servilleta (cuando el consumo del alimento lo requiera).
Evite utilizar recipientes de vidrio para almacenar los alimentos.