Periodista de The New York Times se fue de Colombia por trino de Cabal

0
1368

Ll corresponsal en Colombia de The New York Times, Nicholas Casey, escribió un artículo sobre la posibilidad que durante el Gobierno de Duque regresen al país las ejecuciones extrajudiciales conocidas como los ‘falsos positivos’.

Casey tuvo que salir del país en las últimas horas, tras considerar como «una amenaza» un mensaje publicado en twitter por la senadora María Fernanda Cabal, donde la congresista del Centro Democrático acusa al periodista de crear «Fake News» para la exguerrilla de las Farc.

El mensaje de Cabal es el siguiente:

Tras el trino de la senadora uribista, el comunicador emitió un comunicado donde anunció: «He tenido que tomar la medida de salir del país por las acusaciones falsas que fueron lanzadas ayer-sábado 18 de mayo- en Twitter por Maria Fernanda Cabal y replicadas por varios políticos en los últimas 24 horas. Esta acusación es falsa, y grave, dada la falta de seguridad que Cabal sabe, nos encontramos los periodistas en ese país».

El cruce de trinos y la salida del periodista del país, se da luego que Casey escribiera en The New York Times, un artículo sobre presuntas órdenes del comandante del Ejército, general Nicacio Martínez, para mejorar resultados operacionales: «recurrir a lo que sea».

El artículo periodístico cito fuentes militares anonima, quienes aseguraron que para conseguir los resultados, un comandante incluso utilizó la palabra «recurrir a lo que sea» para cumplir metas.

El The New York Times se dice que la estrategia incluye aliarse con grupos criminales o paramilitares.

El periódico estadounidense también hace referencia a la disminución de la certeza en las operaciones militares, donde antes de asumir el general Martínez era del 80% y ahora bajo su mando es del 60% y 70% lo que significa que se pone en mayor riesgo a la población civil, según el medio de comunicación.

Advierte que al país regresó a la política de incentivos por resultados, que dieron lugar a los caso de los falsos positivos: «Más allá de eso, dijeron los oficiales, a los soldados que aumentan sus muertes en combate se les ofrecen incentivos como vacaciones extra, un patrón que —temen— es notablemente similar al de los asesinatos ilegales ocurridos a mediados de la década de 2000».