Duro golpe contra megabanda de jíbaros La Casona en Bogotá

La Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional propinaron un duro golpe en las últimas horas a la red delincuencial conocida como La Casona

0
55
Duro golpe contra megabanda de jíbaros La Casona en Bogotá
Duro golpe contra megabanda de jíbaros La Casona en Bogotá

La Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional propinaron un duro golpe en las últimas horas a la red delincuencial conocida como La Casona, que lograba la venta diaria de hasta 55 millones de pesos de sustancias ilícitas, además se logró ocupar 11 inmuebles, que servían como “ollas” para prostitución ilegal, y venta y consumo de vicio, los cuales entran a proceso de extinción de dominio.

Luego de 49 diligencias judiciales realizadas por investigadores del CTI de la Fiscalía y de la Sijin de la Policía Metropolitana de Bogotá en los barrios La Favorita y Santa Fe, en la localidad de Los Mártires, los investigadores identificaron varios inmuebles que eran utilizados como centro de almacenamiento de estupefacientes y en los que se cumplían otras actividades ilegales desplegadas por la banda La Casona.

El material probatorio recopilado permitió identificar los roles de cada uno de los presuntos integrantes de la organización criminal, los lugares en los que preparaban la droga, los métodos de salida y camuflaje, y las modalidades utilizadas para comercializar las dosis en sectores comerciales de alta concurrencia.

Entre las evidencias recaudadas además de armas, se encontraron 20.000 dosis de marihuana que en el mercado tendrían un valor de, al menos, 40 millones de pesos. Así mismo se encontró dinero en efectivo producto, al parecer, de la venta al menudeo de sustancias ilícitas, y documentos que daban cuenta de las líneas de distribución, expendedores y zonas utilizadas para los propósitos ilegales.

Duro golpe contra megabanda de jíbaros La Casona en Bogotá
Duro golpe contra megabanda de jíbaros La Casona en Bogotá

Extinción de dominio
Ante la contundencia de los elementos recopilados y luego de la desarticulación de La Casona en diligencias cumplidas entre 2017 y 2018, un fiscal de la Dirección Especializada de Extinción del Derecho de Dominio impuso medidas cautelares sobre 11 bienes inmuebles.

Además, en el sitio fueron encontrados una motocicleta y dos automóviles que harían parte del patrimonio ilícito de esta organización y estarían al servicio de sus actividades criminales.

Las propiedades identificadas están avaluadas en 6.300 millones de pesos y fueron ocupadas en procedimientos simultáneos cumplidos en la localidad de Los Mártires en el centro de Bogotá.

Uno de los inmuebles afectados a lo largo de los operativos en contra de La Casona era
conocido como La Fortaleza porque, además de promover clandestinamente actividades de tipo sexual, fue uno de los mayores puntos de acopio y venta de drogas en la localidad de Los Mártires.

Por muchos años este lugar estuvo fuera del radar de las autoridades y, finalmente, quedó al descubierto gracias al trabajo investigativo de la Fiscalía y la Policía que lograron su intervención y cerramiento en noviembre del año pasado.

Todos los bienes quedarán a disposición de la Sociedad de Activos Especiales (SAE) mientras avanza el proceso de extinción del derecho de dominio.

Las evidencias

Duro golpe contra megabanda de jíbaros La Casona en Bogotá
Duro golpe contra megabanda de jíbaros La Casona en Bogotá

Las investigaciones establecieron que La Casona instrumentalizaba mujeres, especialmente vendedoras informales, para la distribución de las dosis de droga, las cuales eran recogidas en algunos de los inmuebles afectados con medidas cautelares.

Como evidencias que respaldan esta modalidad hay videos de cámaras de seguridad y testimonios de habitantes del sector que confirmaron el proceder delictivo.

En los distintos operativos realizados se conoció que algunos bienes contaban con entradas y salidas blindadas, y pasillos por los que transitaban exclusivamente los cabecillas de la estructura criminal.

También hay indicios de inmuebles en los que se reunían los integrantes de La Casona para, presuntamente, planear formas de camuflaje y venta de los estupefacientes que distribuían en el sector y cuyas ganancias ilícitas podrían ascender a 55 millones de pesos diarios.

En dichos recintos se permitía además el consumo indiscriminado de drogas por lo que se daba paso a algunos consumidores del sector.