Al menos 10 muertos, 20.000 evacuados y 2.000 inmuebles destruidos es el saldo este lunes de devastadores incendios en la región vitivinícola de California, declarada en emergencia.

El gobernador de California, Jerry Brown, firmó un decreto de emergencia este lunes que abraca ocho condados y pidió al presidente Donald Trump que declare estado de “desastre mayor”.

Un fotógrafo de la AFP vio cómo casas enteras, viñedos y depósitos en Napa eran tragados por la tormenta de fuego, que arrancó el domingo de noche y ha sido catalogada como una de las peores de la historia de esta zona conocida como el “Wine Country” -el país del vino.

El decreto de Brown ordena a todas las agencias del estado y a la Guardia Nacional a colaborar en el combate de los 18 grandes incendios.

En la carta a Trump, el gobernador explicó que los incendios “crecen rápido y sin control”, se “expanden de manera errática” arrasando por ahora con 32.000 hectáreas y 2.000 casas “catastróficamente destruidas”.

“He determinado que este incidente es de tal severidad que la respuesta efectiva va más allá de las capacidades del estado y los gobiernos locales afectados y la asistencia federal es necesaria”.

Trump aún no se pronunció.

Siete personas murieron en Sonoma, el mayor productor de vino de California, vecino de Napa, informó el sheriff en Twitter, sin dar mayores detalles. Sólo que estaban vinculadas al incendio.

Dos personas murieron en Napa, informó el organismo de control de incendios del estado, Cal Fire, y otra en Mendocino, donde el portavoz del sheriff, capitán Gregory Van Patten, dijo al canal CBS que anticipaban “múltiples víctimas” mortales.

Ningún incendio ha sido contenido hasta ahora. “Casi todo nuestro esfuerzo anoche y esta mañana temprano ha estado enfocado en evacuar y movilizar ciudadanos de las zonas de peligro”, dijo el director Cal Fire, Ken Pimlott, al dar el balance de 1.500 edificios destruidos y 20.000 evacuados.

Los bomberos extinguen un incendio en una casa de Anaheim, California, el 9 de octubre de 2017//AFP / FREDERIC J. BROWN

Otro incendio comenzó este lunes de mañana en las colinas de Anaheim se extendió por 800 hectáreas: 500 bomberos -con posibilidad de aumentar a 1.000 el martes- lo combaten con apoyo aéreo. De 3.000 a 4.000 residentes se vieron afectados, según el departamento local.

 

Muchos personas usaron las redes sociales para mostrar el estado de destrucción de zonas residenciales, viñedos -con fotos de antes y después-, así como también para avisar que estaban bien.

Jesús Torres contó a CBS que apenas tuvo tiempo de recoger algunas cosas antes de salir de su casa.

“Podíamos ver el cielo poniéndose rojo: No supimos del incendio hasta el último segundo, había humo por todos lados”, indicó.

“Vamos a tener que comenzar de cero”, dijo por su parte a NBC Dreama Goldberg, que estaba embarazada de ocho meses cuando salió de su casa, hoy hecha cenizas.

Jugadores y autoridades del tour de golf de la PGA tuvieron que evacuar el Silverado Resort poco después que Brendan Steele ganara su segundo título del abierto de Safeway

El hotel Hilton en Santa Rosa -condado de Sonoma- fue también una de las estructuras afectadas.

Imágenes difundidas por la televisión mostraron cómo buena parte del complejo quedó destruido. La reja así como lo que antes fue un restaurante quedó consumido por el fuego, mientras parte del edificio se desmoronaba, según estos reportes.

El Hilton dijo en Facebook que los “empleados y huéspedes fueron evacuados sin novedades y no podrán volver hasta nuevo aviso”. “Se cree que el hotel sufrió un daño significativo y no se sabe cuando volverá a abrir”.

Con información de AFP