Colombia, permeada de paradigmas contra la comunidad LGBT

0
61

Se avecina el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia y de acuerdo Ulrich Zachau, director regional del Banco Mundial, “el gran reto de la entidad frente al establecimiento de políticas de inclusión en el sector corporativo para la comunidad LGBT, radica en el levantamiento de datos y tristemente Colombia no ha generado estos procesos; actualmente la entidad trabaja en la región con Ecuador, México y Uruguay y espera que el país aborde, con cifras, las barreras que se le han impuesto a los que considera diferentes”.

De acuerdo con el directivo del Banco Mundial, se han analizado los costos que implica la exclusión basada en género por país y se determinó que logra un impacto en el PIB de hasta 1.7%. Esta realidad, unida a la discriminación que involucra a todos los sectores de la sociedad, ha llevado a empresas como Sodexo a hacer parte de Pride Connection, organización que en el país ha convocado a 25 compañías que trabajan por crear programas de inclusión, a fin de evitar que el talento sea excluido por cuestión de género.

¿Se ha puesto a pensar qué deben hacer los departamentos de RR.HH cuando llegan a sus convocatorias personas con talentos excepcionales, permeadas por los paradigmas que les ha impuesto una sociedad excluyente? Este es el trabajo que ha venido adelantando Sodexo en Colombia desde hace más de 4 años, a través de su “Política de Diversidad e Inclusión”, que fomenta el respeto de los derechos de los trabajadores; garantizando un trato igual, independiente de la raza, origen, religión, opiniones, género, sexo, estilo de vida o edad.

De acuerdo con Juan Pablo Castillo, Director de Asuntos Corporativos de Sodexo, los principales paradigmas que las sociedades cerradas han impuesto a las personas de esta comunidad, giran en torno a mitos sobre su capacidad laboral (ya que se pone en duda) y a la posibilidad de generar problemas dentro de las compañías debido a la diferencia de pensamiento o preferencias de otros miembros del equipo.

Además, el ejecutivo dijo que en reiteradas ocasiones los mismos miembros de la mencionada comunidad, no se sienten aceptados a nivel social, por el estigma que se ha impuesto a través de los años y un sesgo inconsciente de pensar en ser juzgados, lo cual logran transmitir y dificulta las acciones por hacerlos sentir cómodos dentro de un ambiente laboral. “Hay que evaluar a las personas como un Ser, su condición no las hace más ni menos humanas”, puntualizó.

Teniendo en cuenta el panorama anterior, la multinacional francesa contrarresta dicha problemática a través de programas para la libre inclusión:

· Comités primarios: encabezados por los líderes de la empresa, donde se genera conciencia y construye cultura dentro de la compañía, alrededor de la diversidad e inclusión.

· Comité LGBT: conformado por personas pertenecientes y no a la comunidad LGBT, donde se comparte la importancia de la inclusión y el respeto para generar un cambio positivo.

· Comunicación abierta: buscan hablar sin tabú alguno, basándose siempre en el respeto para que la comunidad LGBT se sienta libre y cómoda de trabajar en Sodexo.

De igual manera, Sodexo viene trabajando con la Secretaría de Diversidad Sexual de Bogotá, en fomentar iniciativas de atracción y retención con enfoque en la inclusión de población transgénero, que de acuerdo con el Banco Mundial es la más excluida de todas.

«Teniendo en cuenta el tabú existente, la transexualidad a nivel laboral resulta ser más complicada de tratar, debido a asuntos legales y a la convivencia en un ambiente laboral, más aún en un país tan conservador como lo es Colombia», afirma Castillo.

Así las cosas, es evidente que las políticas de inclusión de género empresariales deben partir desde los más altos directivos, quienes lo verán reflejado en los resultados de sus negocios. De hecho, Sodexo ha evidenciado que en líneas ejecutivas con equidad de género y espacios libres de prejuicios por condiciones sexuales, el crecimiento de ventas se ha ubicado en un 13% y las utilidades brutas en un 23%.