Advierten millonaria multa por licitación de Transmilenio

Bogotá tendría que pagar una millonaria demanda al declarar desierto el proceso de adjudicación del sexto lote para la renovación de la flota de los buses de las fases I y II de Transmilenio

0
32
Advierten millonaria multa por licitación de Transmilenio
Advierten millonaria multa por licitación de Transmilenio

Frente a la decisión del Tribunal Administrativo de Cundinamarca que falló a favor de los buses eléctricos en proceso de licitación de TransMilenio para el lote de las Américas que traerá 260 buses, la Concejal María Fernanda Rojas aseguró que, aunque el fallo judicial no tiene un carácter retroactivo, es decir, desafortunadamente no veremos cambios en las tecnologías de los buses que lleguen a Bogotá; Si abre la posibilidad para que la empresa afectada Green Bogotá, única proponente de buses eléctricos presente una millonaria demanda contra el Distrito.

Rojas advirtió que Bogotá tendría que pagar una millonaria demanda al declarar desierto el proceso de adjudicación del sexto lote para la renovación de la flota de los buses de las fases I y II de Transmilenio que permitiría la llegada de cero emisiones.

Según explicó la Concejal del Partido Alianza Verde, aunque el fallo judicial no tiene un carácter retroactivo, es decir, desafortunadamente no veremos cambios en las tecnologías de los buses que lleguen a Bogotá; Si abre la posibilidad para que la empresa afectada Green Bogotá, única proponente de buses eléctricos para el lote de las Américas, presente una millonaria demanda al Distrito.

“La administración del alcalde Peñalosa tal como lo declara el fallo vulneró el derecho fundamental al debido proceso a la empresa Green Bogotá, y las consecuencias las puede estar pagando la ciudad” advirtió la Concejal Rojas.

Así mismo declaró que el lote de las Américas estaba compuesto por 260 buses, que habrían sido un muy buen comienzo para migrar a tecnologías limpias, evitando poner en riesgo el funcionamiento del sistema, pues se contaría con 1.180 buses de otras tecnologías adjudicados en los cinco lotes. Al final gracias a la inflexibilidad de la administración, Bogotá no tuvo buses eléctricos en esta renovación de la flota de Transmilenio y por tanto se debe esperar a la próxima oportunidad para renovar la flota que no será antes del año 2023.

El lote que fue declarado desierto en noviembre del 2018 fue el del Portal las Américas, estos buses operarían principalmente en la localidad de Kenedy, una de las localidades más afectadas en la reciente emergencia ambiental causada por la mala calidad del aire. La localidad casi permanentemente supera los límites recomendados por la OMS para la contaminación del aire, lo que hacía que en esta zona de la ciudad la flota cero emisiones fuera especialmente necesaria.

El consorcio Green Bogotá único proponente de buses eléctricos en la licitación de la sexta flota de los buses de Transmilenio fue excluido del proceso por presentar dos cartas crédito en vez de una. Una carta crédito es un documento donde el productor de buses, los bancos y la empresa que se presenta a la licitación se comprometen a efectuar el negocio dentro de las condiciones y términos bajo los cuales fue acordado. En este caso tener una o varias cartas crédito no debería ser inconveniente, ya que al final hay garantías para la provisión completa de los buses. En otras palabras, los argumentos de Green Bogotá parecen sólidos.

La Cabildante recordó que a finales de año pasado fue adjudicada la renovación de flota de los buses de las fases I y II de Transmilenio, en este proceso lastimosamente para la ciudad, de los 1.440 buses ni uno solo fue eléctrico. El resultado final de esta desafortunada licitación, sobre la cual desde marzo la Concejal Rojas, advirtió barreras para garantizar un porcentaje de tecnologías limpias, es que Bogotá tendrá buses EURO V, obsoletos en Europa y en otros países del mundo y porcentaje de buses a gases.

Estos hechos refuerzan una idea que estuvo en el aire durante todo el proceso licitatorio, la Alcaldía le cerró la puerta a toda costa a las tecnologías cero emisiones. Concejales, activistas y expertos pidieron una y otra vez que se ajustaran los pliegos para asegurar que al menos un componente pequeño de la flota fuera eléctrica, sin incentivos contundentes para estas tecnologías era evidente que las barreras financieras los sacarían del juego, como finalmente ocurrió.